0 0

Comparte en tu red social

O puedes copiar y compartir esta url

Ingredientes

1 Limón
3 Chiles Rojos
3 Ajo
300 ml Aceite de Oliva 0,4
5 Ramitas Romero

Aceite de Romero, Chile Rojo, Ajo y Limón

Features:
  • Vegano
  • 35
  • Fácil

Ingredientes

Instrucciones

Investigando y leyendo por ahí, encontré un par de maneras para conseguir aceites aromáticos.

En el vídeo muestro la forma rápida, aunque he de confesar que una vez terminado, me gusta dejarlo unos días reposando e intercambiando sabores.

La manera rápida consiste en calentar el aceite con los ingredientes dentro, sin sobrepasar la temperatura de 60 grados centígrados, durante media hora. Para no sobrepasar esa temperatura he utilizado un termómetro de cocina y he ido dejando el cazo medio-expuesto al calor, o sea, que lo situaba medio cazo en la zona de calor, y medio fuera. Con un poco de control es suficiente.
_ ¿Lo estás diciendo en serio? ¿Y no se calentará más por un lado que por otro?
En realidad si, rodolfo. Pero la temperatura es baja y debemos ir removiendo de vez en cuando para ir repartiendo el calor.
_ Vale, yo no tengo termómetro, ¿qué me propones…?
Si no disponemos de termómetro podemos hacerlo un poco a ojo, pero no lo recomiendo. Si aun así os lanzáis, observé que si pasaba del 1 en la vitro, al rato se sobrepasaban esos 60 grados llegando incluso a 70 o más, cosa nada buena porque estaremos cocinando los ingredientes y el aceite no será el mismo.

img_2798_ret_v02_videorecetas

La segunda manera, sin termómetro, es hacer los pasos del vídeo, pero sin calentar nada. Pero habrá que dejar ese aceite con sus ingredientes, bien guardado y durante un par de meses. Esta es la opción para los pacientes. Si vais probándolo cada dos semanas veréis como poco a poco el aceite va cogiendo el sabor.
Por cierto, el aceite, si puede ser un 0,4 en lugar de un 1 grado, mejor, pero para gustos colores. Más que nada porque contra menos grados tenga más suave será, y nuestro sabor será más protagonista.

Usando chiles descubrí que, si no los abres, casi no dejan el aceite picante, pero sí consiguen dejar el sabor. En cambio, haciéndole un corte con el cuchillo de arriba a abajo, puesto en vertical, conseguimos que se mezcle el picante con el aceite, y contra más chiles “rajemos”, más picante conseguiremos.
Teniendo los chiles abiertos, contra más tiempo dejes el aceite reposando, más picante irán soltando.
_Bonito pareado te has marcado… Y con esto, hemos terminado…
Sí, pero déjame comentar lo último.
A partir de aquí, podemos mezclar los ingredientes que queramos. Albahaca, trufa, tomillo o lo que se os ocurra. Siempre va bien tener un par o tres de aceites con diferentes sabores.

Un aceite picante puede ser para pizzas, otro más suave de limón y albahaca para ensaladas, y uno de romero y ajo para carnes y pescados, por ejemplo.

(Visited 66 times, 1 visits today)

Pasos

1
Hecho

Ajo

Pelar los ajos y cortarlos en 4 ó 5 trozos.

2
Hecho

Limón

Con la ayuda de un pelador, pelar el limón. 4 o 5 tiras serán suficientes.

3
Hecho

Chiles Rojos - Este Paso es Para Valientes

Si queremos un aceite picante de verdad, "rajar" verticalmente los chiles. Cuantos más pongamos y más rajemos, más picante.

4
Hecho

Calentando Motores

En un cazo pequeño, calentar el aceite. Añadir los ingredientes, y con ayuda de un termómetro de cocina, no dejar que se superen los 60 grados.
Si no se dispone de termómetro, dejar los ingredientes en el aceite sin calentar durante un par de meses. A más tiempo, más sabor.

5
Hecho

The End...

Pasar por un colador fino el resultado dentro de un recipiente adecuado. Poner en ese recipiente los ingredientes que hayan quedado más íntegros.

Blogavante

anterior
Experimentando con: Espuma de Caramelo
siguiente
Espuma de Caramelo con Mango, Quicos y Frutas Secas

Añade Tu Comentario

dieciseis − 11 =