0 0

Comparte en tu red social

O puedes copiar y compartir esta url

Ingredientes

Tomate Cherry Los hay de rama, tipo pera... Como más redondos mejor
Salmón Ahumado
Pistachos (Unos 10, también pueden ser nueces, piñones...)
Olivas Rellenas de Anchoa
Queso para Untar Por ejemplo el de la marca Philadelphia

Tomate Cherry con Sorpresa

Una Sorpresa Elegante y Versátil

  • 1 hora
  • Fácil

Ingredientes

Instrucciones

 

Una tapa para abrir el apetito mientras terminas de calentar algún plato cuando vienen invitados, para picar con tu pareja, para sorprender en un desayuno…
Propongo una muy sencilla de hacer. Lleva un poco de trabajo, la primera vez sobre todo, más que complicada es algo laboriosa, pero vale la pena el resultado.
La idea es usar el “matrimonio” salmón ahumado y queso para untar que siempre funciona en tostadas, y darle un toque más salado con la oliva rellena de anchoa, la pizca de sal, y meterlo en un envoltorio bonito con su toque de tomate y orégano, que nos recordará un poco al sabor de una pizza.
_ Mmmmm, salmón……  pizza….. CherrySalmón_5_Agua
Enganchado al salmón, al estar húmedo, se puede poner pistacho, nueces, almendras o cualquier cosa que pueda pasarse por el mortero. Aquí la imaginación por encima de todo.

Si sois afortunados y tenéis un huerto, o un balcón con medio día de sol, el resultado de plantar tomates cherry y usarlos para recetas como esta es impresionante. De verdad que te los comes de una manera especial. Reduerdas cada riego, cada nuevo brote… Y Ñam, en segundos desaparece convertido en sabores
_ Momento Zen, no?
Pues sí, Rodolfo, la verdad.

CherrySalmón_1_Aguas

 

Y la Sorpresa:

Y poco más puedo explicar para esta propuesta. Un punto a variar puede ser el interior del tomate, ya que puede meterse gran variedad de ingredientes, y como no se ven, jugar con el efecto sorpresa. Carmelo, chocolate,  fresa, bacon, incluso alguna salsa especial que al morder se te llene la boca como el chicle aquel bubaloo, ¿lo recordáis?
El salmón puede sustituirse por bacon o un taco de atún crudo, por ejemplo
Y una ayudita al blog sería de agradecer. No cuesta nada, es sólo hacer click de vez en cuando en los patrocinadores del lateral, el de más abajo, hay para elegir.
_Eso eso, que la cosa está muy mala y hay que mantener el chiringuito

CherrySalmón_7_Aguas
(Visited 68 times, 1 visits today)

Pasos

1
Hecho

Cogemos 10 o 12 pistachos, los pelamos y los machacamos en un mortero.

2
Hecho

Cogemos los tomates, los destapamos haciendo un cono con un cuchillo fino y luego vaciamos el interior con la parte de atrás de una cucharilla. La idea es que por esa “tapa“ tiene que caber una oliva. Lo que nos sobra del interior del tomate podemos guardarlo para aliñar una ensalada, por ejemplo. Por cierto, guardar las tapas para luego, las utilizaremos...

3
Hecho

Como los tomates no se van a aguantar por su forma esférica, si le hacemos una base cortando una lámina justo por donde queremos que se aguanten de pié, pues genial. También se pueden servir tumbados o como se prefiera, claro.

4
Hecho

Cogemos el salmón ahumado y lo separamos con cuidado para poder cortarlo mejor.

5
Hecho

Ponemos un pellizco de queso para untar dentro de cada tomate. Colamos la oliva dentro del tomate chafando el queso y tapamos con más queso la parte superior. Siempre pongo el agujero de la oliva hacia abajo, manías mías... Un poco de sal encima del queso no le va nada mal

6
Hecho

Volvemos a los trozos de salmón y los cortamos en tiras como las del vídeo, y le ponemos el pistacho o nueces picados por encima y presionamos con los dedos para que se pegado la mayor cantidad posible. Lo enrollamos para que nos quede medio bocado ocupado, el otro medio es para el tomate, ojo. Verás que se cae bastante pistacho, no es problema, si se cae es que sobra.

7
Hecho

Con un palillo atravesamos la parte central de las tapas de los tomates de arriba a abajo, lo pasamos casi hasta el final del palillo, que quede lo suficiente para cogerlo. Seguidamente pinchamos el rollo de salmón con pistacho hasta que llegue a la tapa del tomate. Y finalmente cerramos nuestra “brocheta” con el tomate, por la parte del queso, hasta que llegue a la base.

8
Hecho

Como toque final, un poco de orégano siempre le va bien al queso y tomate, nos recordará un poco el aroma de una pizza. Un buen sitio para ponerlo es en el queso que ha quedado descubierto entre el tomate y el salmón. Ahí se quedará enganchado por si solo. Como propuesta de presentación ahí está el vídeo...

Blogavante

anterior
Horchata de Chufas
siguiente
Tiramisú

Añade Tu Comentario

dieciseis − 1 =